Quienes Somos

Bajo el distintivo heráldico del puño La Hermandad del Acero se presenta como un grupo cohesionado, que está entrenado y organizado para operar como una unidad de combate en la que sus miembros disponen de distintos juegos de armaduras, en la que prima el acero por encima de otros materiales. Sobre el armamento, usamos armas de la más alta manufacturación, seguridad, durabilidad y belleza estética. En la mayoría de los casos son de la marca Calimacil, aunque también usamos armas de otros fabricantes. LHDA es más un grupo preparado para la acción que para el juego social, pero también tenemos una férrea disciplina interna y una jerarquía de mando que hace que la unidad no se descontrole, provocando el caos en la trama general del evento, a la par que nos hace insertables en un evento de cariz más orientado al juego social. La Hermandad del Acero juega duro, pero también de forma honorable y honesta. Somos los primeros en parar un combate cuando algún implicado está en una situación de riesgo real, pero también creemos que los pusilánimes hacen más mal que bien al hobby y que a menudo se abusa de este tipo de acciones preventivas. Somos del parecer que más vale que te recuerden por ofrecer una muerte gloriosa cuando te llega el momento, que por ser un marrullero inmortal. Contemplamos los combates como un deporte de contacto, como cualquier arte marcial, solo que ubicada en un contexto medieval más o menos fantástico. Para nosotros cada uno es tan bueno como le permita su condición física y habilidades reales, y no creemos en “Conans” de 1.50cm ni en Hobbits de 2 metros, para eso ya tenemos el Rol de mesa. Aunque la fundación de la Hermandad tiene su origen en el año 2006, el bagaje de algunos de sus miembros en el mundo del softcombat y el ReV es extenso y se remonta más allá de 1990.  Con experiencia en eventos tanto  nivel nacional como internacional. Somos conscientes que el planteamiento de LHDA no es del agrado de todo el mundo y que para algunos tenemos una leyenda negra, con la que dejamos los cementerios llenos de  jugadores de los eventos a los que acudimos… pero señoras, señores ya somos grandecitos  y si estamos aquí es para disfrutar y contribuir a engrandecer el hobby, para problemas de los que preocuparse ya están los del día a día de la vida real. A menudo aquellos que se han molestado en conocernos realmente, se sorprenden de ver que “el lobo no es tan fiero como lo pintan”.

La Hermandad del Acero

Comments are closed.